arte en la red cafe y charla eventos opinarte.com cafe y charla eventos opinarte.com eventos cafe y charla opinarte.com

Buscar por:
Categoría:       Lugar: 

'Pliegues'

Pello Irazu
Galería Soledad Lorenzo. C/ Orfila, 5. Madrid. Del 9 de Sptiembre al 9 de Octubre de 2004.
El sueño trabaja a velocidades asombrosas, desplegando el pliegue gracias al cual la eternidad se convierte en algo que podemos vivir. Jean Cocteau

PLIEGUE 0
Yo sé que existo
porque tú me imaginas.
Al principio, uno se encuentra sin nada y con los brazos abiertos, lleno de un sentimiento
amoroso hacia todo pero también de disconformidad. Un deseo de acceder a todo y de
transformarlo en algo que, aunque aparentemente menos valioso que en su origen, sea
para nosotros distinto y más necesario en cuanto desvela una transformación que en mí
mismo se produce y que puede colaborar a que se produzca en el espectador de la obra.
El arte es una actividad extraña, mezcla de omnipotencia (todo es posible)e impotencia
(nada se consigue). Nuestro deseo nos impulsa a reincidir permanentemente en algo a
lo que estamos destinados:la insatisfacción de su cumplimiento. Por ello esperamos como
enamorados ocasiones donde podamos consumar fracciones, pedazos, fragmentos de
este anhelo.

PLIEGUE 1
Combate de sombras ¿a quién me dirijo?
Corto un plano
lo pego a una forma
la pinto y
la superficie se hace continua
se interrumpe
llora y se cae.
Lo más profundo es la piel dice Valery, Lo profundo es el aire contesta Chillida.
La superficie es el espacio de la fantasía, de la ilusión, y a través de la fantasía aprendemos
a imaginar.
Y esa superficie es a la vez piel, pantalla y espejo:piel con relación al sujeto/objeto a quien
constituye, pantalla que captura la mirada del espectador y espejo que refleja el deseo
satisfecho de mirar, de poseer, del mismo espectador.

PLIEGUE 2
Siempre he necesitado construir, me cuesta utilizar un objeto ya existente, si lo hago,
necesito apropiármelo, manipularlo y recrearlo.
Lo escultórico, es para mí algo físico, actúa desde la tridimensionalidad, lo entiendo a
través del cuerpo, comparte tu mismo espacio, te invita a relacionarte, mirar, acercarte o
alejarte, y la forma es el vehículo de su apariencia.
Dentro de la cultura, para no hundirnos en nuestra existencia, la Escultura se preocupa
de enseñarnos una especie de respiración visual que nos permite sumergirnos en las
cosas y los acontecimientos del espacio, enriqueciendo nuestra sensibilidad, ampliando
nuestra libertad, asegurando espiritualmente nuestra existencia. Jorge Oteiza
La escultura como GPS metafísico.
Punto, línea, plano, espacio; cazar un espacio diferente al huidizo inicial.

PLIEGUE 3
El espacio es subjetividad.
El espacio es experiencia, aparece a medida que lo experimentamos, no existe si no lo
percibimos.
La experiencia espacial es diferente en cada uno de nosotros, no hay un solo espacio,
hay espacios. Cada cultura elabora su propio uso y cada persona también; en esto nuestras
capacidades y discapacidades físicas son fundamentales. La relación que mantenemos
con el espacio es más obtusa de lo que pensamos.
Para un astronauta las distancias no pueden significar lo mismo después de un vuelo
espacial. Lo grande y lo pequeño adquieren otra dimensión, y a esto añadiría la posibilidad
de una percepción cósmica de las relaciones.
El artista como astronauta existencial.

PLIEGUE 4
El espacio de la sombra siempre es compartido
Quien dice espacio dice relación.
Entre dos acciones, entre dos afectos, entre dos percepciones, hacer que se vea lo
indiscernible, es decir la frontera. J. L. Godard
Una frontera imperceptible que no pertenece ni a un lado ni al otro, que implica a ambos
en un desarrollo no paralelo, en una fuga o en un flujo en la que no es posible determinar
quién persigue a quién ni con qué fin.
Entre, no es una medida, si no al contrario, el lugar de la relación, el sitio por el que las
cosas adquieren velocidad.

PLIEGUE 5
El tiempo de la experiencia. Placer. Duración
El azul es el primer color que el ojo percibe al amanecer o en penumbra.
La dificultad está en la duración. Ralentizar. Conservar el tiempo, no el tiempo que corre,
sino el que dura y coexiste.

PLIEGUE 6
A estas alturas no creo que una imagen pueda causar un efecto importante, es decir
permanente (vivimos en el mundo de la publicidad y el consumo). Creo que es eficaz en
función de la convención popular y de su uso.
Grupos islámicos iraquíes emplean el vídeo y la televisión como arma, la visión del horror
como arma. Entienden que la importancia de la imagen (humillaciones, decapitaciones)
es proporcional al efecto que pueda provocar (el Poder ya lo sabe). Es la convención más
básica y generalizada, se trata de la vida y la muerte o en este caso, de la imagen de la
vida y la muerte; la idea es kitsch pero hiper-real y efectiva. Snuff movies .
La muerte, en lugar de pensarla como lo hicieron los clásicos, como un punto, se convierte
en una línea que afrontamos continuamente, que franqueamos en ambos sentidos hasta
el momento en que se acaba. Gilles Deleuze

PLIEGUE 7
El deseo -su construcción- la proximidad como antídoto -la mirada.
Richard Ford en uno de sus relatos, cuenta la historia de un hombre casado. El hombre,
mirando una noche a través de su ventana, desde la oscuridad observa como una mujer
aparece y se va desnudando en otro apartamento. Esto se repite durante una semana
alimentando su imaginación; sin embargo la distancia no le permite reconocerla más allá
de un cuerpo sin rasgos que él recrea.
Unas semanas después, caminando de regreso a su casa, accidentalmente se sorprende
delante del edificio que había estado espiando durante aquella semana:la mujer que había
contemplado todas aquellas noches entraba por la puerta principal.
El hombre, traicionado por su deseo, descubre que se trataba de una anciana.
Mirar no es un acto pasivo. Ver es un acto fisiológico, mirar es un acto en donde nos
proyectamos (nuestro deseo se proyecta), nos incorpora como sujetos e implica situarnos
con relación a lo que se mira, no somos el centro de la relación, somos un actor más,
construimos las cosas pero las cosas también nos construyen.

PLIEGUE 8
Encuentro entre artista y modelo
Cuando encuentro una imagen que me interesa, no actúo de un modo directo, necesito
una mediación. Observo los signos y trato de acercarme a ellos; mirar, dibujar y en el
proceso recrearlos, ese es mi modo de trabajar con este tipo de fragmentos que pueden
provenir del arte, del cine, de la televisión o de los periódicos. Hoy en día, debido a todas
las turbulencias que estamos viviendo, los medios proporcionan un amplísimo campo
iconográfico .
El artista tiene que tener el coraje de acercarse lo suficiente para iniciar una colaboración.
Acercarse significa olvidar la convención y el propio yo, también significa acercarse a la
incoherencia. John Berger
Por otro lado, no creo que sea necesario conocer exactamente el origen de las imágenes,
es suficiente con sentir su efecto. Comienzo a pensar que la mayoría de las imágenes no
pertenecen al tiempo en el que suceden sino que hay un trasiego iconográfico que puedo
reconocer en la historia, situaciones, textos, dramas, a los que puedo ir y venir continuamente
y que van conformando el imaginario que puedo utilizar.

PLIEGUE 9
Cinta adhesiva, el muro.
Pegando cinta adhesiva sobre una hoja en blanco conjuro mis temores, construyo una
estructura material con la que puedo relacionar lo que vaya a hacer después. Lo que hago
es crear un mapa, direcciones, antes de empezar a dibujar. Es una estructura que me sirve
de base, para posteriormente usarla como guía o traicionarla. Es un elemento físico que
pertenece ya al papel, está ahí.
He utilizado también la cinta en esculturas. Al usar la cinta envolviendo una cosa, la protejo,
le estoy colocando una nueva piel, puede parecer que quiera ocultar algo, pero también
estoy generando forma. Me interesa la piel de las cosas y la cinta funciona en este sentido.
A su materialidad se le suma el color, a la par que está cubriendo, añade significados.

PLIEGUE 10
Proceso
La escultura no da respuestas, ayuda a hacer preguntas.
Por mucho que hayas ideado una cosa, es probable que ésta no resulte como tú la habías
previsto, y en el arte esto es lo habitual. El público en general entiende que el arte consiste
en solucionar una idea, tener una idea y plasmarla. Y de lo que no se da cuenta es que
del arte, lo que valoramos no son los resultados, es el proceso que nos lleva a ellos.
Tratamos de entender y de entendernos.
El arte obliga al hombre a poner en juego sus reservas espirituales, a enriquecerlas [. . . ]
El arte trastorna el orden aparente del mundo exterior, provoca la necesidad de una más
profunda comprensión de uno mismo, nos obliga a poner en juego una zona íntima de
nuestra conciencia cuya revelación es ejercicio de sensibilidad. Jorge Oteiza
Desde el inicio al resultado final, la idea primera puede transformarse, desaparecer
totalmente, por eso creo más en el proceso que en las soluciones. Un proceso permite
incorporar cosas, nuevas perspectivas, es móvil, cambiante, inestable, y a medida que se
desarrolla, mis aspiraciones y yo tenemos que negociar; por eso soy partidario de entender
el arte como un proceso del cual yo (el hombre, el artista) soy el principal objeto.
La intención de que no haya una mirada estática me parece importante y una cualidad
positiva de cara a cualquier experiencia.

PLIEGUE 11
El placer y el dolor están en la elaboración, en la respiración, en el pulso, en la precisión,
en el error.
Cuando dibujo, estoy trabajando con signos, lo que procuro es que esos signos no cobren
mucha identidad, hacerlos híbridos, que no se hagan muy visibles. Son imágenes que
parece que se esconden. Lo hago pensando que tengo una masa informe que por un lado
puedo elaborar para que represente algo, y que por otro puedo llegar a deshacer esa
imagen resultante dejándola en sus mínimos, de modo que esos mínimos tengan memoria.
Es el territorio de la representación.
En cuestión de poco tiempo el dibujo alcanza su punto de crisis, que es como decir que
lo que había dibujado comienza a interesarme tanto como lo que todavía está por descubrir.
En todo dibujo hay un momento en el que sucede esto. Lo llamo punto de crisis por que
a partir de entonces su éxito o su fracaso ya esta determinado. Se empieza entonces a
dibujar de acuerdo a sus exigencias y necesidades. John Berger
Se trataría entonces de reconocer los restos y rehabilitarlos, de que el dibujo pudiera
funcionar como una pantalla donde a través de la mirada se proyecten las emociones del
que la observa. La emoción en el espectador, no en la imagen.

PLIEGUE 12
No, no, no. ¡Nostalgia no!
Aunque el pasado nos persigue, estamos condicionados y determinados por la época en
la que vivimos, sometidos a las contingencias presentes cuyo desarrollo es poco predecible;
me resisto a pensar que todas nuestras operaciones sean producto de la nostalgia de
épocas pasadas en las que pensamos que el trabajo del artista tenía un sentido. El arte
como instrumento nos permite una aproximación a lo real en tiempo presente; es nuestro
cometido hacer lo necesario aquí y ahora.


Pello Irazu 2004
contacto   |   nota legal   |   créditos   |   RSS feed
© 2019, opinarte.com
¿Y tú qué has visto? 
- ¿Has visto alguna exposición o evento cultural interesante últimamente?.
- En este espacio puedes recomendárnoslo.

Recomendado 
 ARCO´15
IFEMA. Feria de Madrid. Avda. del Partenón, 5. 28042, Madrid. Pabellones 7 y 9. Del 25 defebrero al 1 de marzo de 2015.
 Mariano de Blas. Historias sin narración
Eka & Moor Art Galery. C/ Santa Isabel, 33. 28012 – Madrid. Del 5 al 28 de marzo de 2013.